OLLA EN COCINA

Datos que debemos verificar constantemente.

Verificar antes de cada utilización que las válvulas no estén obstruidas. Realizar limpieza.
Nunca llenar la olla más de la capacidad indicada.

Para la cocción de alimentos que se expanden durante la cocción (arroz, legumbres, etc) o que produzcan espuma (garbanzos, lentejas, etc), hacerlo solo hasta la mitad de su volumen para evitar riesgos de obstrucción de la válvula de seguridad. No deje la olla sola, preste atención a la salida de vapor por la válvula giratoria.
Seguir las instrucciones del fabricante y hacer un uso adecuado de la olla.
Lavar a menudo la válvula de seguridad para evitar obstrucciones.
Comprobar su estado antes de cada uso.
No llenar la olla con alimentos o líquidos al máximo de su capacidad para evitar que la válvula se tapone. No superar los dos tercios de su capacidad.
No poner la olla al fuego hasta no cerciorase de que la olla se ha cerrado correctamente.
No olvidar bajar el calor a una temperatura media de una vez que la válvula haya subido.
No abrir jamás la olla hasta que no ha expulsado todo el vapor. Hay que esperar a que baje la válvula.
No usar la olla si notamos que hay escapes por las juntas o la tapa no cierra herméticamente. Podría quedarse sin líquido en el interior y quemar su contenido.
Mantener en buen estado nuestra olla y todos sus accesorios (tapa, botones, gomas, etc)